Madre, te recuerdo

Madre te recuerdo
Al abrir mis ojos esta mañana
y antes de dar mi primer suspiro,
viene a mi mente una anciana
por la que a mi Dios siempre le pido.

Es la anciana por la que me inspiro,
es aquella que me vio nacer.
Aquella que en sus brazos me tuvo,
es aquella que me dio su ser.

Es la que cada mañana podía ver
atendiendo su familia con esmero,
es aquella que me vio crecer
y en su boca jamás faltó el consejo.

Pórtese bien hijo mío, pórtese bien,
salude hijo, hijo no sea malcriado.
Cuide de sus ahorros, cuídelos bien,
y si va a salir, vaya pero abrigado.

Cuánta dulzura en sus labios
y cuánta paciencia me tenías,
viejita, vi en el tiempo y tus cambios
en ti vi los años , meses y días.

Hoy, que a tu tumba en llanto vengo
recuerdo cuánto me consentías.
Mas el recuerdo más vivo que tengo
fue aquel día, madre, en que te perdía.

Te arrebató de mí la cruel muerte
y cual imperdonable verdugo,
sin perder tiempo y de repente
a ese sueño oscuro te condujo.

Madre, te recuerdo cada día
tu muerte, aunque triste y dura
aún escucho lo que me decías;
Hijo, camina siempre con cordura.

Un día te he de volver a ver, madre mía
y entonces habrá gozo y consuelo,
y te prometo en promesa que ese día
nada me apartará de ti.  ¡Ni el cielo!

-Nelson Baires

¡DA LO MEJOR DE TI!

 

 

 

Deja el odio y el rencor,
Pues profundos son cual abismo,
Y en ellos no habita el amor.
¡Da lo mejor de Ti!

Olvida insultos o críticas,
Dale el valor a las cosas,
Y el peso que ameritan.
¡Da lo mejor de Ti!

Convierte tu tristeza en sonrisa,
Muestra tu rostro de cristiano,
Y sentirás la paz, cual suave brisa.
¡Da lo mejor de Ti!

Olvida viejas amarguras
Estas solo te traen llanto,
Y roban de tu alma la cordura.
¡Da lo mejor de Ti!

Cuando la adversidad
Se cruce en tu camino,
Recíbela con serenidad.
¡Da lo mejor de Ti!

Aléjate de los hábitos
Que te separan del Señor,
Y solo te traen dolor.
¡Da lo mejor de Ti!

Busca hoy aquel hermano
Que por débil te ofendió,
Y con amor ofrécele tu mano.
¡Da lo mejor de Ti!

Levanta tu mirada al cielo
y encontrarás lo que buscas,
Amor, paz y consuelo.
¡Da lo mejor de Ti!

Camina con tu frente en alto
Y con el Señor por delante,
Y te cubrirá Su Divino manto.
¡Da lo mejor de Ti!

Camina el camino del Mesías
Y encontrarás verdadera felicidad,
Por el resto de tus días.
¡Da lo mejor de Ti!

Te acompaño, voy contigo
Juntos habitaremos la ciudad,
Que nos prometió el buen Amigo.
¡Da lo mejor de Ti!

Trae tu corazón sincero
A los pies de tu Maestro,
Y derrama tu ser entero. 
¡Da lo mejor de Ti!

Trae tu ofrenda al altar
Y da  ahí tu presente;
Y Su voz podrás escuchar.
¡Da lo mejor de Ti!

Es mejor dar que recibir.
Es mejor perdonar y olvidar,
Es mejor en Cristo vivir.
¡Da lo mejor de Ti!

-Nelson Baires 

AYUDAME A VOLVER

Cuando mi pie se desvíe
y peligre perderme
¡Ayúdame a volver!

Cuando mi mirada divague
en cosas que no deben de ser,
¡Ayúdame a volver!

Cuando mis manos por un momento
Peligren su limpieza perder,
¡Ayúdame a volver!

Cuando mi espíritu decaiga
y me sienta desfallecer,
¡Ayúdame a volver!

Cuando mi mente vuele sin rumbo
y mi vida no pueda entender,
¡Ayúdame a volver!

Cuando no sienta Tu presencia
y tu gracia pareciera desvanecer,
¡Ayúdame a volver!

Cuando en la noche oscura
mi alma no pueda ya contender,
¡Ayúdame a volver!

Cuando no sienta buscarte
y ni una oración ofrecer,
¡Ayúdame a volver!

Cuando la duda llegue a mí
y trate de habitar en mi ser,
¡Ayúdame a volver!

Cuando parezca que mi vida
Ha perdido su razón de ser,
¡Ayúdame a volver!

Cuando llegue la tentación
y sienta yo ceder
¡Ayúdame a volver!

Cuando el enemigo me dice
que por mí no has de interceder,
¡Ayúdame a volver!

Cuando a mi paso veo espejismos
que son un falso placer,
¡Ayúdame a volver!

Cuando ruego a Ti, y tu consuelo
Yo casi no puedo ver,
¡Ayúdame a volver!

Cuando el enemigo en su astucia
lo errado, correcto me hace ver,
¡Ayúdame a volver!

Cuando la enfermedad ataca
sin misericordia mi ser,
¡Ayúdame a volver!

¡Ayúdame Señor! ¡Ayúdame Señor!
Dame un poquito siquiera de tu Amor;
Mira que mi alma llora, pues no se quiere perder,
Allá a solas en mi habitación, ayúdame a volver.

-Nelson Baires

Padre

Padre

Mis pies se hicieron grandes
Y tus zapatos sufrieron.
Mi espalda se vistió de músculo
Y tu camisa se esfumó.

Dónde esta mi pantalón?
Preguntaste preocupado,
Pues mis piernas debiluchas
Ya se habían estirado.

Ya es el colmo! Reclamaste,
Cuando tu mejor corbata
En la cocina encontraste
Manchada de chocolate.

Pero aunque mucho he crecido
En mi corazón no cambias.
Todavía eres el héroe
Que me cargaba en su espalda.

Quien se revolcó en el suelo
Sólo para darme un buen rato.

Y aunque mis pies han crecido
Y me quedan tus zapatos,
Hace falta mucho hombre
Para seguir tus pisadas!

Te amo!

-por Jason Cárdenas

CUAN GRANDE ES ÉL

CUAN GRANDE ES ÉL.

Al pensar en tu grandeza, magnificencia sin par
Mi ser completo se desmorona ante tu majestad.
al saber que existes y que todo lo que veo es tuyo
Digo a mi corazón:  ¡Mira, mira cuán dulce verdad!

Al ver los millones de estrellas en el cielo
Y al entender que tú eres su Creador;
contrito mi corazón y llorando en el suelo
Pido que te apiades de mí, mi tierno Señor.

Al ver que no existe en ti medida,
y que el significado de quien tú eres
es tan profundo como tu mismo nombre,
De rodillas te pido que perdones este hombre.

Miro la grandeza de tu Creación,
y doy una mirada a mi existir
Y no logro, por más que quiero, comprender;
¿Por qué moriste, oh Señor, por mí?

Eres el que no entiendo, mas quiero seguir sin dudar
Eres el que no veo, y sin embargo ¡contigo quiero caminar!
estar a tu lado a cada momento, sin separarme jamás
Y un día verte cara a cara deseo, oh mi Dios celestial.

Jamás comprenderé, por qué me creaste
Y jamás entenderé, por más que quiera, tu pensar;
mas al saber que en tus manos tomaste
Lodo para formarme, veo cuánto me pudiste amar.

Si el hombre tan solo pudiera comprender
Que tu existes y que viniste tu vida a otorgar;
para darnos la oportunidad de poder tener
Lo que solo en nuestras noches se puede soñar.

Cuántos no vendrían a ti y en tu misericordia
Tus manos extenderías y con amor les dirías;
Venid a mí todos los que están cansados de cada día
De cada carga y de cada melancolía.

Mas la realidad es que ya lo hiciste y no vinieron
Ya les hablaste y no te siguieron;
ya moriste y ni un decente funeral te dieron
Ya resucitaste y creer en ti no quisieron.

Perdóname Señor, pues soy uno de ellos
Yo fui el que metió mi lanza en tu costado
el que se  reía a carcajadas mientras tú sufrías callado
El que jugó con tus ropas y te dio la hiel.

¡Perdóname Señor!  Dios de los cielos, pues hoy comprendo
Que eres más de lo que vi, más de lo que escuché y más de lo que sentí.
Toma mi corazón, toma mi ser, salva mi alma, todo lo entrego a ti…
Y con contrito corazón pido tu perdón, perdóname Señor.

-Nelson Baires