Temas Relacionados

¡Anúncialo!

Entra tu Digg

Anótalo a delicious

Hazle un Stumble

Ponlo en Technorati

Suscríbete a este tema

4 usuarios han respondido a esta entrada

1.
Judith Stone Dijo : miércoles 14 de noviembre de 2012 a las 2:58 pm    

Querida Milca, todavía tengo los ojos llenos de lágrimas, al pensar en lo bello y grande del amor de Dios y en su infinita misericordia… y cuán fácilmente señalamos en ocasiones a nuestros consiervos, y no podemos entender cómo es que nuevamente Él perdona y olvida… Olvidando que no somos mejores que ellos, y si aun estamos en pie, es precisamente porque nos cubre Su gracia y nos ampara Su misericordia. Quiero aprender a ser como mi Maestro y Padre celestial, y esto es realmente una batalla diaria… Gracias por compartir toda esa belleza que nos llama a reflexión y a arrepentimiento. ¡Señor, yo quiero ser como Tú! Besitos

2.
Liccy Dijo : miércoles 14 de noviembre de 2012 a las 11:30 pm    

No hay nada más grande y hermoso que el amor de Dios. Esa anécdota es preciosa Milquita, porque vemos que con la ayuda de Dios podemos reflejar Su amor. Muchas gracias por compartirla. Yo también quiero poder imitar a nuestro Señor.
Besos y abrazos

3.
Merari Dijo : viernes 16 de noviembre de 2012 a las 9:20 am    

Gracias Milca, has tocado nuestras fibras mas sensibles, el amor de Dios, lo mas grande “Si me pudo amar a mí, tiene que ser lo más grande” así dice una parte de un bello himno. ! Gracias Cristo por tu amor! Yo también quiero imitarlo.
Un abrazo

4.
Milca Dijo : viernes 16 de noviembre de 2012 a las 11:14 am    

Gracias amigas por tan lindos comentarios. Que Dios las bendiga a todas, y pasen un buen fin de semana. Las quiero.

Comenta utilizando el servicio de usuarios del Rincón

Comenta utilizando el servicio de usuarios de Facebook