Temas Relacionados

¡Anúncialo!

Entra tu Digg

Anótalo a delicious

Hazle un Stumble

Ponlo en Technorati

Suscríbete a este tema

12 usuarios han respondido a esta entrada

1.
Yuni Dijo : martes 5 de abril de 2011 a las 11:21 am    

Hermano sergio, desde que vi el titulo supe que era suyo, hermoso como siempre, pero que dificil alcanzarlo por nuestra naturaleza humana! Dios bendiga sus manos! A jason le encantan! Carinos a su familia!

2.
josue Dijo : miércoles 6 de abril de 2011 a las 12:15 pm    

¡Ay amigo Sergio!, qué cosas más tremendas las que nos das por este medio. Para leerlas y releerlas. Pero sobre todo aplicarlas a nuestro diario vivir.
Hay una cosa que hay que saberla entender. No amar el mundo ni las cosas del mundo no significa que nos vamos a aislar del mundo y meternos en cápsula de santidad, de manera que nos salvemos sólo nosotros porque a la larga nos condenamos. Hay que meterse allí adonde huele mal, donde se nos ensucien los zapatos, la ropa y las manos, allí en el parque, en la plaza, en el mercado, donde no recibamos presentes ni se nos alabe con elogios a veces hasta lisonjeros.

Una cosa que me pone a pensar: Pobre Jesús y sus seguidores inmediatos si viviendo en este tiempo quisieran poner en práctica la humildad, sencillez y modestia. ( Que no quiere decir desfachatez )
No tendrían lugar en esta sociedad y quizás no los dejarían alabar a Dios.
Gracias Doctor.

3.
Liccy Dijo : miércoles 6 de abril de 2011 a las 7:20 pm    

Muy grande y hermoso este tema que nos lleva a reflexionar en serio. No es fácil imitar a Cristo, pero ahí vamos poquito a poco hasta que El nos transforme a Su semejanza y podamos «crecer hacia abajo».
Gracias Sergio, saludos especiales a los tuyos.

4.
Merari Dijo : jueves 7 de abril de 2011 a las 7:36 pm    

Gracias hermano Sergio, tu enfoque es muy bienvenido y trae mensajes poderosos como este «La grandeza del lebrillo» que lo has explicado con claridad y llevándonos a la meditación, como dice Liccy No es fácil imitar a Cristo, pero vamos poquito a poco, hasta que Él nos transforme a su semejanza, hasta llegar a la madurez de un hombre perfecto.
Bendiciones hermano

5.
Judith Dijo : viernes 8 de abril de 2011 a las 2:50 pm    

Querido hermano Sergio, el impacto que me causan tus mensajes, es tan tremendo, que me quedo sin palabras por varios días, porque es tanto lo que quiero expresar, que como dice la tan conocida alabanza, «se acaban las palabras». ¡Cuán cierto y real todo lo que expones! Dios nos ayude a buscar más cada día el ser como el Maestro. ¡Cuánto amo la humildad de Su carácter y cómo he anhelado siempre parecerme a Él! Gracias hermano por esta hermosa reflexión que nos llama a mirar en nuestra vida para que llenemos lo que nos falta con más y más de Sus virtudes y a seguir Su ejemplo. Dios te bendiga.

6.
Sergio Gonzalez Dijo : sábado 9 de julio de 2011 a las 2:20 am    

Hermanos todos que opinaron: He visto en mis estudios de La Palabra que solo hay grandeza, cuando la humildad prima. La toalla y el lebrillo, deben ser nuestra bandera, nuestra enseña, nuestro símbolo. Asumo de Dios ese mensaje y como tal lo proyecto. El crecer en sus caminos es hacia abajo, con grandes y fuertes raíces de humildad. Gracias por sus opiniones. Dios les bendiga. Dr. Sergio

7.
Carmenza Rodriguez Dijo : lunes 3 de septiembre de 2012 a las 6:50 am    

Me encanto lá palabra acerca de lá toalla y el lebrillo, ruego a Dios lá atesore en mi corazon y lá ponta por obra.
Grafias por sus enseñanzas. Bendiciones.

8.
Liccy Dijo : martes 4 de septiembre de 2012 a las 5:57 pm    

Gracias Carmenza, bienvenida al Rincon de Amistad. Dios le bendiga

9.
Dr. Sergio Dijo : domingo 10 de marzo de 2013 a las 3:57 pm    

Hermana Carmenza: Dios le bendiga mucho. Aprecio su sentir y ruego al Padre de las Luces que su propósito le sea cumplido con creces. Gracias por su opinión. Rogamos por su bienestar y dicha. A Dios la gloria por su edificación con el artículo.

10.
s.sanchez. Dijo : martes 12 de marzo de 2013 a las 8:57 pm    

hermano sergio que escrito tan bello,na cabe duda que cuando la iglesia necesita algo,usa a sus hijos para advertirnos y despertar de ese sueno que hace que olvidemos nuestras raices,que Dios le siga usando para poder seguir adelante,y dejeme decirle que fue un placer conocerle.

11.
Dr. Sergio Dijo : miércoles 13 de marzo de 2013 a las 11:56 pm    

Muy distinguida hermana Socorro: Gracias por sus opiniones. las acepto con la humildad que encierra mi sentir en ese escrito. Soy asi y me gustaria ser mas como mi Maestro que afirmaba su ministerio en la profundadidad del servicio. Creo que fui yo el afortunado al conocer personas tan altruistas y generosas como Uds. No deje de orar por mi y la mision que tenemos para llevar aliento y bondad a los desposeidos de la paz que Jesus ofrece. Bendiciones para Ud. y los suyos es mi oracion sincera.

12.
Leandro Dijo : sábado 4 de julio de 2020 a las 1:04 pm    

De las verdades más profunda que se puedan escuchar esta es sin duda la más impactante. Gracias por haberlo compartido con tus alumnos antes de publicarlo. La verdad todavía no comprendo por qué no hacemos de ese escrito, un estilo de vida. Gracias Sergio, mi maestro y tutor.

Comenta utilizando el servicio de usuarios del Rincón

Comenta utilizando el servicio de usuarios de Facebook